Tratamiento de Condensado

El propósito de los compresores es la generación de aire comprimido. Dependiendo de la humedad del aire y la temperatura, se produce una gran cantidad de condensado.

Esta condensación es el resultado de los contaminantes arrastrados de la atmósfera por los compresores, absorbidos por los aerosoles de agua. Todos los contaminantes del aire aspirado, como polvo, polen, vapor de agua, pintura, vapores de aceite, vapor de disolventes, las emisiones de gases de combustión (dióxido de azufre, monóxido y dióxido de carbono, óxidos nitrosos, etc.) forman un condensado de aceite y grasa muy agresiva, con valores de ph de 3 y 4, altamente corrosivos

A fin de extraer el condensado del aire comprimido se utilizan pos-enfriadores, separadores, filtros cuyo propósito es el logro de una determinada calidad de aire comprimido y la eliminación de condensado.

Para drenar condensado de compresores, separadores, tanques pulmón, secadores. Con rangos de operación ilimitados de capacidad de compresor, y presiones hasta 500 bar.

Las trampas de condensado con cero perdida de aire comprimido, operan hasta 130 m3/min (capacidad del compresor). Diseñadas específicamente para un trabajo confiable y de fácil mantenimiento.

La gama de separadores de aceite y agua PURO y SEPREMIUM, permiten separar el aceite del condensado generado por los sistemas de aire comprimido. El uso de elementos especialmente diseñados para la separación del aceite y del agua, garantizan niveles residuales de aceite descargado a la red municipal con valores por debajo de 10 ppm.

Un sistema típico de aire comprimido tendrá perdidas de aire a través de las conexiones en las tuberías, de las trampas tipo flotador, etc. Al final de la jornada laboral y al activar el sistema AirSaver, el suministro de aire desde el tanque pulmón hacia la planta se cerrara, evitando las perdidas de aire en las tuberías y ahorrando energía.